lunes, diciembre 15, 2008

Propuesta de un Ecomuseo del Cosmos Antiguo (ECA)

En las cumbres de Garafía tenemos uno de los lugares más avanzados del Planeta en la investigación astrofísica. Sin embargo, casi nadie ha reparado en el tesoro prehistórico que contiene, nada más y nada menos que la esencia del pensamiento religioso de aquel pueblo de pastores que buscaron en las alturas la respuesta a su existencia. Nuestra propuesta sería el complemento perfecto, para entender el pasado más remoto de la astronomía practicada en ese emblemático espacio desde hace más de 2.000 años, la construcción de un “ecomuseo del cosmos antiguo” (ECA). Supondría un complemento al MAB (Los Llanos de Aridane), al museo de costa de Belmaco (Villa de Mazo) y al museo de medianías de La Zarza-La Zarcita (Garafía)
El ECA se podría construir en la zona de los helipuertos, estaría excavado en el suelo, imitando una cavidad de unos 20 m2 para unas veinte personas y cubierta imitando un amontonamiento de piedras. Estaría totalmente integrado en el paisaje. Debe ser original en este mundo global de museos que se caracterizan por repetir siempre lo mismo con las mismas formas (exhibición de piezas). La diferencia se la da el propio lugar, la propia arquitectura y los recursos informáticos interactivos, donde se pueda tocar. En este caso, proponemos que la imagen sea la canalizadora del conocimiento: proyecciones sobre pantalla, consolas que lo hagan dinámico y vistoso, realidad virtual para ser recorridos en tiempo real, uno de ellos con asistencia de un sistema inteligente, vitrinas virtuales interactivas con reproducciones digitales tridimensionales de la prehistoria insular, juegos con niveles de aprendizaje, atractivo para todo tipo de público gracias a las nuevas tecnologías, música adaptada, realización de una página web específica para difusión e investigación, punto de venta de souvenires y promoción turística, entre otros.
Todos estos recursos digitales propuestos se desarrollan de forma tal que proporcionen la posibilidad adicional de ser utilizados como elementos de investigación permitiendo que cualquier investigador colabore.
En el exterior se puede construir, en la zona ya alterada de los helipuertos, una pequeña parcela de aparcamientos rodeada de un parque de plantas autóctonas de cumbre que reducirían el impacto de los coches y embellecerían el entorno.
Desde aquí partiría una ruta temática, aprovechando el camino ya existente, hasta los yacimientos rituales de Las Lajitas y Cabeceras de Izcagua, con varios paneles explicativos a lo largo del camino. Ambos lugares tendrían una doble webcam: una constante que abarque la totalidad del yacimiento (sirve también como vigilancia) y otra que recoja los principales eventos astronómicos para lo que fueron construidos los recintos sagrados: amaneceres solsticiales, equinocciales y lunasticio de verano.
Lo complementaría proyectos paralelos para realzar la labor del museo: museo en la escuela (charlas en escuelas e institutos y realizar visitas al museo), paseo por el museo (visitas guiadas para niños y adultos), museo inquieto (programa de exposiciones temporales), museo en la calle (programa de exposiciones itinerantes), programa para personas mayores, programa de vacaciones infantiles, programa de medios (radio y televisión).
El siguiente paso sería rehabilitar los complejos ceremoniales de Las Lajitas y Cabeceras de Izacagua. El primero se encuentra a menos de 5 minutos de los helipuertos, el segundo a unos 15 minutos por el sendero.
Sobre un pequeño rellano de unos 200 m2, en el lomo de Las Lajitas, a 2.164 m de altitud, los awara construyeron en santuario en forma de 18 amontonamientos de piedras y un centenar de grabados rupestres que corresponden a un complejo calendario lunisolar que relaciona las estructuras artificiales con el Roque de Los Muchachos (la montaña más alta de la Isla), el Sol y la Luna, único en Canarias y poco habitual en el resto del mundo.
Siguiendo el mismo sendero que comunica con Las Lajitas, a unos 15 minutos llegaremos al segundo marcador astronómico. El complejo de Cabeceras de Izcagua se encuentra en el margen derecho del Barranco de Izcagua, a 2.140 m s n m, recorrido por varias coladas volcánicas y dominado por el codesar. Se construyeron cinco amontonamientos de piedras y se tallaron más de ochenta grabados rupestres sobre soporte fijo y sobre lajas sueltas, en los que predominan los motivos meandriformes. Es el espacio de cumbre de mayor concentración de petroglifos junto con el entorno de Las Lajitas.
El estado de conservación de los amontonamientos de piedras es lamentable al ser saqueados históricamente, pisoteado por las cabras y por las huellas que deja el tiempo. Por eso, creemos conveniente una rehabilitación urgente de estos emblemáticos lugares empezando por la limpieza de la vegetación (codeso y gramíneas) que lo cubre y daña alguna de sus estructuras. Posteriormente, realizar un nuevo estudio científico y catalogación exhaustiva de cada una de ellas, observando el estado de conservación en que se encuentran para proceder, a continuación, a su rehabilitación. Básicamente consistiría en volver a rellenar los amontonamientos con las rocas y lajas que están por fuera. Por último se extenderá una base de madera para el camino que recorrerá internamente los yacimientos, por donde circularán los visitantes de una manera totalmente controlada.
Se aconseja buscar un sistema de vallado lo más integrado posible en el entorno y colocar sendos paneles con información y paneles con textos y fotos destacando la utilidad que los awara le dieron a estos lugares sagrados cuyo nexo de conexión es la montaña más alta de la Isla: Roque de Los Muchachos.

No hay comentarios: